TODO LO QUE DEBES CONOCER DE LA PLANTA THYMUS VULGARIS

Hoy en árboles y plantas vamos a conversar un poco sobre una hermosa y útil flor, conocida como thymus vulgaris, mejor conocida como el tomillo o el tremoncillo. Aquí te vamos a proporcionar una guía bastante práctica, en la que podrán encontrar toda la información necesaria sobre esta maravillosa planta ¡Acompáñanos!

 

Thymus vulgaris

Thymus vulgaris

Cuando se habla del thymus vulgaris mejor conocida como el tomillo o el tremoncillo, se hace referencia a una de las tantas plantas aromáticas con mayor popularidad en el mediterráneo.

Esta flor forma parte del género Thymus y pertenece a la familia de las labiadas, por lo general, esta planta es muy implementada en el área de la cocina como un condimento y como planta medicinal gracias a sus múltiples beneficios y propiedades que actúan en el organismo. Si deseas saber más del tema, te invitamos a leer el siguiente artículo, que habla sobre las recomendaciones necesarias para cultivar plantas aromáticas.

Dentro del territorio español, esta planta conocida como el tomillo es cultivada en una gran cantidad de jardines, esta puede ser sembrada ya sea en maceta ubicadas en balcones o en la cocina.

Esta es muy implementada como una planta condimentada, ya que gracias a sus hojas diminutas, se pueden obtener múltiples esencias aromáticas. Las cuales, son ideal para proporcionar un aroma exquisito y un sabor distinto a las carnes, sopas, guisos y otros platillos más.

Características generales

El thymus vulgaris es una planta perenne, es originaria del mediterráneo. En cuanto a su estructura, su tallo es leñoso y por lo general, su altura no tiende a ser superior de cuarenta centímetros. Se caracteriza por ser capaz de sobrevivir en suelos pobres y pedregosos, los cuales son muy comunes en las zonas secas.

Sus hojas presentan un hermosos color verde oscuro con un ligero toque de amarillo, y tomando en cuenta la variedad de esta especie, su proceso de floración se lleva a cabo a mediados de la temporada de primavera y se desarrollan en racimos terminales, que por lo general, presentan una gran gama de colores pasteles, siendo más comunes el color violeta y el blanco. Esta floración, cuenta con un bajo valor ornamental, sin embargo, el thymus vulgaris se vuelve mucho más atractivo y llamativo una vez que se sus flores han brotado.

Al permanecer en el jardín, es muy común que el thymus vulgaris sea cultivado en grupos para desarrollar manchas vegetales de altura un poco escasa. Por lo general, estas son cultivadas en compañía de otras plantas aromáticas, como lo es la lavanda o el romero. Y gracias a su peculiar forma de desarrollo, también permite que sea implementada en la elaboración de borduras.

 

Cuidados básicos del thymus vulgaris

Como mencionamos en puntos anteriores, el thymus vulgaris es una planta con una gran popularidad en los jardines mediterráneos, desarrollando manchas de plantas de altura reducida en compañía de otras plantas aromáticas. Esta planta es capaz de sobrevivir por varios años, siempre y cuando se implementen una serie de cuidados básicos, los cuales mencionaremos en esta sección.

  • Si se desea cultivar el thymus vulgaris en el jardín, lo ideal sería adquirir maceta de pequeño tamaño que vayan entre los once y, los veinte centímetros de diámetro. Se debe tener muy en cuenta que esta planta thymus vulgaris lleva a cabo su crecimiento de manera espontánea en toda la cuenca del mediterráneo, en especial en los suelos áridos y muy poco fértiles. Es por esto que, es recomendable que, en el suelo en el que se desee cultivar, cuente con un buen sistema de drenaje para que de esta manera se evitan los posibles encharcamientos durante los riegos.
  • Requiere de un contacto directo con la luz del sol, se debe cultivar y sea en rocalla generando borduras o como hemos mencionado en puntos anteriores, en compañía de otras plantas aromáticas.
  • El thymus vulgaris es una planta rústica, por lo que es capaz de soportar muy bien los cambios de climas, sin embargo, lo recomendable sería evitar las temperaturas heladas que sean intensas. Por lo que, si se desean reproducir, lo ideal sería resguardarse con una malla especial para evitar que sufran algunos daños por la temperatura.
  • El proceso de riego de esta planta debe ser escaso, a excepción de los días en los que se vivan temperaturas elevadas, en las que se deberán aumentar los riegos de esta planta. Un dato curioso es que, el tomillo es una planta capaz de resistir muy bien las épocas de sequía.
  • En relación al proceso de abonado de esta planta, lo ideal sería implementado como un mantenimiento del jardín. Siempre y cuando se eviten los abonos que contengan un nivel elevado de nitrógeno, de manera que la planta no crezca en exceso y se debilite en este proceso de desarrollo.
  • En relación a las podas del thymus vulgaris, estas deben ser implementadas durante la temporada de primavera y otoño, una vez que hayan culminado su proceso de floración. Estas podas, van a generar un rejuvenecimiento total, ya que la misma cuenta con la capacidad para rebrotar por su propia cuenta, hasta conseguir una vegetación mucho más compacta y densa.

Si se desea, se pueden tomar antes las semillas de esta planta para plantarlas durante los primeros días de la temporada de primavera. También, se puede llevar a cabo el proceso de reproducción a través de los esquejes de la misma, en este caso, se deberán seleccionar aquellos extremos de los brotes que se encuentren tiernos. Esto debe ser llevado a cabo durante, los primeros días de la temporada de primavera o de otoño, siempre teniendo en cuenta que, es fundamental evitar que se deshidrate durante la etapa de enraizamiento.

Y en relaciona  las plagas y a las enfermedades, el tomillo es una planta que carece de enemigos que puedan afectar su crecimiento y desarrollo. Aunque, se han podido observar ciertos casos en los que sus ramas comienzan a desaparecer, esto es causado principalmente por las aves.

 

Proceso de cultivo

Ahora que ya conocemos los cuidados básicos que se deben implementar con la planta de thymus vulgaris, a continuación te vamos a explicar el proceso de cultivo de esta planta aromática. Este proceso es bastante sencillo de realizar para aquellos principiantes de la jardinería, que no requiere de cuidados extremos y exhaustivos. Este proceso será explicado colocando como ejemplo al hemisferio norte, durante la estación del año y el clima ideal para permitir el desarrollo del thymus vulgaris.

Como mencionamos en el punto anterior, el proceso de reproducción de esta planta puede ser llevado a  cabo a través de sus semillas o esquejes. Si se desea llevar a cabo este proceso a través de sus semillas, es recomendable cultivarlas a finales de la temporada de invierno en un vivero, de manera se estará garantizando la disposición de esta planta durante las temporadas de primavera y verano. Y dependiendo de los gustos y deseos de cada persona, pueden ser cultivadas a finales del verano, para disponer de sus propiedades durante la temporada de otoño.

Y si se desea llevar a cabo este proceso de reproducción a través de los esquejes del thymus vulgaris, se debe plantar durante las mismas temporadas del año, esto se debe a que las mismas, cuentan con las instalaciones ideales para llevar a cabo el enraizamiento de los esquejes.

En cuanto al tamaño de la maceta, este va a depender del tamaño final que se desee obtener de la planta. Para aquellas plantas de porte más pequeño, se pueden implementar macetas de diez y quince centímetros de diámetro, aproximadamente. Mientras que, para aquellas plantas en las que se desee obtener un porte un poco más grande, se deberán implementar maceta que no sobrepasen los veintidós centímetros.

En las macetas más pequeñas, se deben plantar un pequeño grupo de tres plantas juntas, mientras que en las macetas más grandes, se podrán plantar hasta cinco grupos distribuidos por toda la superficie de la misma. Al llegar a la etapa de plantación, se debe tener mucha precaución en la selección del sustrato con la que se abonará el thymus vulgaris. Este abono debe ser únicamente para plantas de exterior y debe contar con un porcentaje ideal de arena, de manera que pueda contribuir con el sistema de drenaje y su pH debe estar ubicado en los cinco coma cinco y los seis coma tres.

 

 

El proceso de abonado de fondo, debe ser implementado de manera equilibrada, es recomendable que este abono cuente con un nivel elevado de potasio, de manera que se evite que esta planta crezca de manera excesiva en estado tierno y muy poco compacto.

Debe estar ubicada en una zona en la que reciba contacto directo con la luz del sol y no requiere de pinzados, ya que es capaz de rebrotar con mucha facilidad, sin ningún tipo de inconveniente. La frecuencia de los riegos, debe ser contacte, pero evitando el exceso de humedad en la tierra. Lo recomendable sería implementar un riego localizado y debe ser llevado a cabo una vez que el sustrato comience a secarse. De esta manera, se estará contribuyendo con el desarrollo radicular de la planta y se estaría evitando que la misma sea sometida a un estrés incensario.

Para finalizar, estos son los cuidados básicos que requiere el thymus vulgaris para crecer y desarrollarse manera adecuada. Esperamos que esta información haya sido de gran utilidad para ti y de tu total agrado.

Si te ha gustado este artículo que habla sobre el thymus vulgaris, te invitamos a leer los artículos que verás a continuación:

(Visited 382 times, 1 visits today)

Deja un comentario